Después de dos horas viendo una película en el cine muchas veces tenemos prisa por salir y llegar a nuestra casa. Pero, ¿qué ocurre? la fila no se mueve, la persona del extremo no se levanta porque no le deja su rodilla. Se trata del conocido ‘síndrome de la butaca de cine’. Es un dolor en la zona anterior de la rodilla, en la región de la rótula, que es el hueso con forma de protuberancia donde la rodilla se flexiona. Suele ocurrir después de períodos prolongados de estar sentados con las rodillas dobladas, en el cine, oficina, etc. Muchas veces, las personas que lo padecen buscan lugares donde poder estar con la pierna estirada, ya que saben que si la mantienen flexionada es posible que no se puedan poner de pie, bien sea por el dolor o por que la rodilla se les queda bloqueada.

Los padecimientos de la rodilla son algo de lo más frecuente. Suelen producirse en personas de edad, debido a la artrosis de esta articulación, pero también se producen durante la juventud debido a las lesiones deportivas, los traumatismos o caídas. La práctica de deportes como el fútbol o el esquí, entre otros, aumentan la frecuencia de las lesiones a este nivel. Nuestros famosos no se salvan de este tipo de trastornos. El mismísimo Rey emérito Juan Carlos I fue operado de la rodilla. Lola Flores, Fran Rivera, El Juli o políticos como Jose María Aznar han sufrido también de este tipo de dolencias. Por no hablar de incontables deportistas, sobre todo futbolistas, que han tenido que pasar por quirófano.

Las tensiones repetidas pueden inflamar la articulación de la rodilla. No se alarme ante el primer dolor. Todo el mundo puede tener molestias. Siempre que sea un dolor ocasional, que no crea problemas y que mejora espontáneamente, no hay por qué preocuparse. Si el dolor se siente después del deporte, recuerde estirar después de los entrenamientos. Pero si el dolor es persistente o se presenta cada vez que se realiza una determinada acción, entonces es mejor no descuidarlo y buscar el origen, sobre todo si se asocian otros síntomas como hinchazón.

Síntomas y tratamientos

Los síntomas más frecuentes que nos dan las lesiones de rodilla son: dolor, hinchazón, inestabilidad o chasquidos, pudiendo incluso quedar bloqueada. El diagnóstico lo realizará su traumatólogo, pudiendo solicitar pruebas complementarias como ecografía, TAC o resonancia magnética, entre otras.

Algunas enfermedades de la rodilla son prevenibles: mediante una alimentación saludable, evitando el sobrepeso, practicando ejercicio regularmente y de esta manera poder fortalecer la musculatura relacionada con los movimientos. También el uso de un calzado adecuado, realizar un correcto calentamiento y estiramientos y visitar con frecuencia al fisioterapeuta nos puede evitar sufrir muchos problemas cuando practicamos deporte. También una correcta ingesta de líquidos nos puede ayudar a mantener la salud de nuestras rodillas. El colágeno o suplementos dietéticos de ácido hialurónico, etc. en caso de que nuestro médico nos lo recomiende y siempre de manera complementaria a otras medidas, pueden ser administrados.

En cuanto al tratamiento más habitual en las lesiones o enfermedades de rodilla, primero se probarán medidas más conservadoras como el reposo, la aplicación de frío local para disminuir la inflamación, la protección de la articulación para que no sufra más daños, usando soportes como las rodilleras, elevación de la rodilla, antiinflamatorios o el tratamiento mediante fisioterapia, entre otros. También pueden utilizarse inyecciones intraarticulares de ácido hialurónico, que actúa a modo de lubricante, si fuera necesario. En caso de lesiones más severas será necesario el tratamiento quirúrgico. Hoy en día la mayoría de las cirugías se realizan mediante artroscopia, que es un método mínimamente invasivo. Siga el consejo de su traumatólogo o cirujano ortopédico.

También te interesa