La Cámara de Diputados del Congreso de Chile aprobó el martes una acusación constitucional a un miembro clave del gabinete argumentando que no pudo detener los abusos policiales durante un estallido de disturbios sociales este año.

Los legisladores votaron 80 a 74 contra el ministro del Interior, Víctor Pérez, por su responsabilidad en violaciones a los Derechos Humanos y brutalidad policial durante las recientes protestas. Pérez, un ex senador de derecha que fue designado para su puesto en julio, será suspendido de su cargo mientras el Senado investiga las acusaciones.

Los legisladores de la oposición también acusaron a Pérez de doble estándar, ya que en agosto no impuso medidas de seguridad durante una huelga de camioneros que interrumpió las cadenas de suministro en el sur de Chile.

La tensión aumenta a medida que los ciudadanos exigen mejores servicios públicos y una sociedad más equitativa.

“El ministro ha sido evasivo en reconocer las violaciones a los derechos humanos cometidos por carabineros”, señaló el diputado Gabriel Ascensio, en su presentación de la acusación. Pérez también, “en una actitud que no tiene explicación, se negó a aplicar su propia ley, solo porque se trata de estos camioneros”.

La votación es otro golpe para el presidente, Sebastián Piñera, mientras se enfrenta a nuevas manifestaciones e incertidumbre sobre una nueva redacción de la Constitución del país. La tensión aumenta a medida que los ciudadanos exigen mejores servicios públicos y una sociedad más equitativa. La acusación constitucional puede aumentar las divisiones en la coalición gobernante y complicar los esfuerzos para presentar propuestas unificadas sobre la nueva carta magna.

Suspenden a un ministro de Piñera a ocupar cargos públicos por cinco años 

Los chilenos apoyaron abrumadoramente la redacción de una nueva Constitución en un referéndum realizado en octubre acordado por el Gobierno y los partidos políticos, en un intento por sofocar el malestar social que estalló a fines del año pasado.

A principios de este mes, un oficial de policía fue detenido por intento de asesinato después de que presuntamente empujara a un adolescente desde un puente durante una manifestación.

Al ex ministro del Interior, Andrés Chadwick, se le prohibió el año pasado ocupar un cargo público durante cinco años por no detener las violaciones a los Derechos Humanos en medio de los disturbios.