¿
Cuándo pasar a los bebés de la cuna a la cama? Este cambio evolutivo aparentemente sencillo es, sin duda, uno de los grandes momentos para padres e hijos en los primeros años. No hay una edad concreta ni correcta a la que dar el paso, pues dependerá del ritmo y el desarrollo del niño o niña, de las necesidades de la familia y de cómo se sienta el peque en su cuna (si descansa bien o no, si se le queda pequeña, si empieza a trepar demasiado por los barrotes y se convierte en un peligro). Pero no estamos aquí para dar consejos sobre crianza sino para hablar de decoración, así que vamos a lo que nos interesa aquí: ¿
qué tipo de cama elegir para los más pequeños de la casa cuando llega el momento de dejar la cuna?

Lo primero que debemos tener en cuenta es qué necesitamos. Elegir la cama perfecta para nuestros hijos depende, por un lado, de su edad y ritmo de maduración, del espacio del que dispongamos (el tamaño de la habitación, si la comparte con un hermanito o es individual), de la funcionalidad y, sobre todo, de cómo se pueda adaptar al crecimiento y necesidades especiales de los bebés (y no tan bebés).

Camas Montessori para bebés. / pinterest

Qué tipos de camas infantiles existen

En líneas generales, al elegir una cama infantil debemos evitar las esquinas y bordes puntiagudos que puedan dañar a nuestro bebé (mejor, siempre redondeados y no cortantes), que no sean muy alta y disponga de algún tipo de barandilla o barrera de seguridad para prevenir caídas, que si tiene barrotes, estos estén lo más juntos posible para que no pueda meter la cabeza y se quede encajada, que entre la estructura de la cama y el colchón no haya espacios donde se puedan quedar atrapadas las piernas, pies, brazos o manos, y que el colchón sea firme y garantice un descanso saludable para los niños.

· Camas Montessori, mayor seguridad para los más pequeños

Siguiendo la filosofía de María Montessori y su famoso método, lo que se busca es dar mayor autonomía a los niños desde muy pequeños, pero sin perder de vista la seguridad en ningún punto. Por eso, las camas Montessori son un tipo de solución en la que el colchón se sitúa a ras de suelo, de manera que los niños tienen libertad de movimiento, pueden subir y bajar solos siempre que quieran, pero sin peligro de caídas. Además, suelen incorporar barreras para que, una vez dormidos, si se mueven, no corran el riesgo de acabar en el suelo.

Muy de moda en los últimos años, hay diseños ideales en forma de tipi, de casita, de barco… y también de diferentes tamaños (incluso con las medidas de una cuna), pero si quieres aprovecharla durante años, lo mejor será que elijas una que se adapte a sus hitos de crecimiento.

· Literas para hermanos que comparten habitación

Si tus hijos van a compartir habitación, las literas son una solución perfecta para ganar espacio (se ocupa el espacio vertical y se gana sitio para zona de juegos o estudio) y, además, fomentar el vínculo entre ellos. La edad de los niños será clave, pues si son muy pequeños no es del todo seguro que duerman en la cama de arriba (riesgo de caídas, subir y bajar las escaleras…), así que lo mejor será que el mayor esté en la parte superior, y el más pequeño, en la cama de abajo, que puede ser incluso tipo Montessori.

Litera Newport de Maisons du Monde (579 euros). / Maisons du monde

Otra opción muy práctica para conseguir ganar espacio en el dormitorio y que este parezca más grande es apostar por una cama en altura: la cama se sitúa arriba y se accede por unas escaleras, como en una litera, y en la parte baja, en vez de haber una segunda cama, se queda un espacio en el que se puede situar el escritorio, una librería, una zona de juegos o un pequeño sofá para sus ratos de lectura o relax.

La cama AKURA de IKEA (199 euros) permite tener litera y cama en altura al mismo tiempo, según nuestras necesidades. / IKEA

· Camas nido para ganar espacio en la habitación

Las camas nido son una de las soluciones más utilizadas para las habitaciones infantiles: tienen todo lo que necesitamos de una cama tradicional (elígelas mejor a partir de una edad a la que tus hijos no corran riesgo de caerse por accidente) y, al mismo tiempo, consiguen que podamos disponer de dos espacios de descanso siempre que lo necesitemos (por ejemplo, si se queda a dormir un amigo de nuestros hijos o tenemos algún tipo de visita) sin perder espacio en el dormitorio.

Cama nido de SKLUM (229 euros). / sklum

· Camas con cajones de almacenaje

Como ya hemos visto en varias ocasiones, ganar espacio en las diferentes estancias de nuestro hogar pasa, en gran medida, por aprovechar bien las zonas de almacenaje. ¿Una de las mejores? La parte baja de las camas. Por eso, en la habitación de los niños también podemos apostar por camas con cajoneras que nos permitan guardar ropa, juguetes, mantas y textiles sin tener que usar armarios u otros muebles que ocupen más sitio en el dormitorio.

Cama con almacenaje de Amazon (155.99 euros). / Amazon

Te interesa