Es en homenaje a quien impulsó la construcción de la Escuela Nacional 222 que actualmente lleva el mismo nombre del pueblo. El nuevo espacio fue gestionado por la Biblioteca La Bicicleta a través de CONABIP.