Con una intervención teatral y distribución de folletos, un grupo de vecinos de Sierras Chicas estuvieron en la sede de la Rural y en la Municipalidad. Dicen que las mega-granjas de cerdos generan perjuicios ambientales, sociales y económicos.