Marisol Misenta creció en una familia de artistas. Egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes Rogelio Yrurtia en el que obtuvo su título de Magisterio en Bellas Artes a finales de los ’80 y estudió algunos años la carrera de Licenciatura en Artes en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabajó como ilustradora en agencias de publicidad, decoración de muebles e ilustraciones para medios gráficos. Admiradora del trabajo de la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica, decidió enviar su primer libro Vida de perros al concurso internacional A la orilla del viento. Y no se equivocó: obtuvo mención honorífica y, gracias a su repercusión, su obra fue publicada en 1997.

Por su labor recibió importantes premios y reconocimientos, entre ellos, el primer Premio de Ilustración en el Concurso Internacional de Diseño para Prensa (Porto Alegre,1998); el premio Golden Apple (Bratislava) en 2003; el White Ravens Catalogue 2003 y 2004 por la Biblioteca Internacional Infantil de Munich; una mención especial del Premio Hans Christian Andersen en 2006, seleccionada entre los cinco ilustradores más destacados del mundo y candidata a dicho premio en 2008. En 2013 recibió el Premio Astrid Lindgren Memorial Award, del Consejo Nacional de Cultura de Suecia, considerado el Nobel de la literatura infantil internacional.

Tiene publicados más de veinte libros, muchos de ellos traducidos a varios idiomas. Algunas de sus obras, como El menino Imposible cuentan historias dirigidas tanto a niños, niñas, como a grandes.

-Tus inicios como ilustradora fueron mediante la autopublicación de fanzines. ¿Cómo descubriste que querías dedicarte a la profesión? 

-Creo que lo que me fue llevando fue ser una lectora de ese tipo de publicaciones, con escritos e ilustraciones, narraciones en imágenes. Eran los años de apertura democrática, había un montón de movidas de autogestión, y la manera de mostrar lo que una podía hacer era publicando algo, o que te publicaran. Estudié Bellas Artes, y de pronto pensé que quería además usar palabras, contar escenas. También hacer cosas que pudieran estar al alcance de cualquiera, como una publicación en serie. Empecé a ilustrar textos de otros, como Lewis Carroll, Nick Cave, Jacques Prevert, y luego empecé a escribir mis propias historias. Las imprimía en fotocopias y las coloreaba a mano al principio, para venderlas en el Parque Rivadavia.

Trabajé para diarios y revistas, probando estilos y foguéandome en el medio, hasta que vi que la editorial Fondo de Cultura Económica, que me encantaba, hacía un concurso de libro álbum. Allí mandé mi proyecto Vida de Perros, y empecé a publicar mis libros al ganar una mención.

Isol creó cómics como El circo Feliz Cumpleaños, basados en textos de Nick Cave. Vidas ejemplares, publicado en la revista El leñador anónimo, recibió el premio de la Bienal de Arte Joven en 1994. Manualidades fue publicado en la revista Vestite y andate, de Javier Galarza y Fernanda Simonetti. La clave de su éxito fue publicado en la revista de Diego Bianchi y Sergio Langer, Lápiz Japonés, y posteriormente reproducida en las revistas El gallito inglés (México) y Mono Gráfico (España). Otras publicaciones en España fueron en Los milagros del querubín valenciano en FancomicNubes La florista (sobre poemas de Jacques Prevert), en Ganaderìa Transhumante y Casa de América, respectivamente. En Brasil, Amablemente, por Ojo Mágico; en México, las historietas Equis y Zeta (volúmenes 1 y 2) por Altea.

-¿Cuáles son tus referentes en los campos de la ilustración y la literatura infantil?

-Al empezar en esto, tuve el apoyo y la mirada de colegas que respeto y admiro, como Gustavo Roldán (hijo), Sergio Kern, Carlos Nine, Gusti, Gabriela Forcadell, Istvansch, Vicente Ferrer (editor de Media Vaca, Valencia). Ellos vieron mi laburo cuando estaba empezando y me alentaron en su momento, lo cual agradezco mucho. También artistas que en ese momento hacían sus producciones independientes como Ral Veroni y Juan Carlos Romero.

Me gusta mucho estar en contacto con diferentes ramas del arte, no sólo de la ilustración, me nutre mucho y enriquece mi trabajo. Y algunos artistas ilustradores que sigo como si fueran faros son Wolf Erlbruch, Olivier Douzou, Beatrice Alemagna, Kitty Krowther, Anne Herbauts. Últimamente también sigo a Jon Klassen y Mac Barnett, y amigas como Paloma Valdivia. Pero hay muchísimos artistas geniales. Es mi tipo de libro favorito, el libro álbum, tengo miles.

Isol ha realizado ilustraciones para prensa gráfica como LunaTres puntosLaberintosClarín y publicaciones de literatura infantil como Peonza (España) y Barataria (Colombia). En 1995 ilustró series de filatelia serigrafiadas de “Grandes Inventos”“El Circo”, “Turismo”, “Fauna Regional”“Especies en peligro”, “Héroes” “Fechas patrias”. También diseñó piezas gráficas para discos, cartelería de festivales, premios, conciertos de música clásica, muestras, ferias del libro, jornadas educativas y obras teatrales. Sus personajes han formado parte de animaciones como No molestar!, para Canal Fox en 2006, Cuentos para no dormirse, para Canal Encuentro en 2008, y el cortometraje sobre el calentamiento global, Una princesa en apuros, producido por Flacso Argentina y la Embajada Británica en Buenos Aires, en 2010.  Petit, el monstruo es una coproducción de Pakapaka, Pájaro y Non Stop.

Otra de sus facetas es la música. Formó parte de la banda pop Entre Ríos, de 2000 a 2005, junto a Sebastián Carreras y Gabriel Lucena. Años más tarde, junto a su hermano, el músico experimental Federico Zypce, formó el proyecto Sima. En el disco Novela gráfica (2014) exploraron e investigaron nuevas sonoridades y su ejecución poética.

El bazar de los juguetes, tango para pibes (2008) es una versión de un tango de Yiso. Obtuvo la Mención especial de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJE).

Pantuflas de perrito (2009) es un libro de poemas infantiles realizado junto al escritor y músico Jorge Luján, con la participación de niños y niñas de Latinoamérica. Fue publicado en inglés, francés, portugués, chino y japonés. Fue premiado por la Revista Ñ como uno de los mejores libros del año en 2011. Fue postulado para Mejor Libro del Año por el Banco del Libro de Venezuela y formó parte de los destacados de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJE). Junto a Jorge Luján crearon otras obras como Mi cuerpo y yoNumeraliaEquis y ZetaTic tac y Ser y parecer.

-Actualmente la ilustración infantil tiene un lugar privilegiado en la industria editorial. ¿Con qué artistas del panorama actual te identificás y a quiénes recomendás a nivel nacional?

-Es muy dificil porque a veces no estoy al tanto de todo lo que se publica. Yael Frankel hace libros muy especiales y personales, María Wernicke también. Gusti es ya un maestro todo terreno. Bianki hace unos libros muy creativos. Pablo Bernasconi tiene libros muy lindos, también Nicolás Arispe.

Me gustan mucho algunos artistas que navegan entre el cómic y el libro álbum: Liniers, que mantiene una frescura y una extrañeza del mundo con absurdo y ternura que me encantan. También es muy hermoso lo que hace DecurPower Paola, María Luque, María Delia Lozupone, Jazmín Varela. Hay muchas mujeres muy geniales en la historieta. No es para niños lo que hacen ellas, más juvenil, con temáticas generalmente autobiográficas.


Librería El gato escaldado.

Nocturno, recetario de sueños, de 2010, recibió los premios Mejor libro integral 2012 por parte de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (IBBY), Mejor Libro Álbum en Los mejores libros para niños del Banco del libro 2012 de Venezuela y el premio de la Cámara Mexicana del Libro (CANIEM). El mismo es un libro ilustrado con tinta fluorescente para que sus dubujos brillen en la oscuridad.

-¿Qué mensaje le dejarías a los niños que te siguen, en estos meses tan particulares en los que no pueden salir mucho?

-Bueno, si me siguen es porque les gustan los libros y los dibujos, así que los alentaría a entretenerse con estas actividades tan fantásticas como leer, dibujar, escribir. A mí me ayudaron mucho los libros a pasar momentos de aburrimiento o soledad, convirtiendo una tarde sosa en aventura, amigos nuevos y ganas de hacer cosas.

Pienso que también está bueno no temerle al aburrimiento, a tener un momento de silencio, de calma, para encontrar nuevas ideas, nuevos juegos. También les diría que son capaces de hacer casi todo lo que se propongan, si lo intentan con perseverancia. Y les mando un abrazo fuerte, cuídense mucho.

Fuente: https://www.cultura.gob.ar/